Envejecimiento facial a los 20, 30, 40 y 50 años

El envejecimiento facial es un proceso a veces agravado por nuestra actividad o rutinas diarias, pero no consiste más que una actividad natural de nuestro organismo debilitándose nuestra capacidad de regeneración celular, la disminución de la actividad de las glándulas sebáceas y una reducción a la hora de producir estrógenos.

edad

En torno al 1% del colágeno de la dermis se ve disminuido anualmente de forma natural. Esto puede aumentar si existe una intensa exposición solar. El sol genera grandes daños cutáneos y acelera el envejecimiento desnaturalizando las proteínas estructurales y produciendo radicales libres.

La piel se vuelve más frágil y va perdiendo con el tiempo su función de barrera protectora contra agentes externos, las infecciones se vuelven más frecuentes y es cada vez más susceptible a la aparición de manchas, surcos, pequeños traumas etc…

ENVEJECIMIENTO FACIAL A LOS 20 AÑOS:

Por lo general, en estas edades no hay o apenas son visibles los signos del envejecimiento ya que es cuando la piel comienza disminuir sus niveles de colágeno.

Evidentemente pueden aparecer problemas por una excesiva exposición al sol como sequedad cutánea o melasma.

Pero hay que ser responsable con la exposición al sol como aquí explicamos.

ENVEJECIMIENTO FACIAL A LOS 30 AÑOS:

Entrados en la etapa hacia los 40 años de edad es común que aparezcan signos de la edad como:

Arrugas de expresión o también conocidas como “patas de gallo”: En esta zona la piel es 15 veces más fina que en el resto de la cara y por tanto es más propensa a sufrir los golpes del paso del tiempo.

Poros abiertos: Con la edad hay una notable disminución de colágeno, ácido hialurónico y elastina en la piel, volviéndose más fina y sensible. Los poros abiertos dan como resultado una piel grasa y la acumulación de células muertas hace ver tu piel amarillenta y áspera.

Pérdida de luminosidad: Un problema directamente relacionado con el paso de los años dado que la piel tiende cada vez más a acumular células muertas.

Queratosis: Aparición de manchas por el abuso de la exposición al sol sin protegerte.

ENVEJECIMIENTO FACIAL A LOS 40:

Conforme entramos en esta edad comenzamos a tener una sensación de que nuestro cuerpo está cambiando, empezamos a tener la piel más seca y fina, el pelo va perdiendo su volumen y brillo, arrugas y manchas faciales. En parte esto es causado por una caída en la producción de las hormonas sexuales abruptamente dando lugar a la menopausia, produciendo esta aun más cambios en el pelo, la textura de la piel y la distribución de la grasa por ejemplo.

ENVEJECIMIENTO FACIAL A LOS 50:

A estas edades son visibles los problemas de flacidez tanto a nivel corporal como facial. En estas edades se empieza a perder grasa, lo que se conoce como atrofia de grasa en algunas partes de la cara como los pómulos haciendo visibles bolsas y exceso de piel en los párpados. El soporte muscular en la cara es menor creando flacidez y descolgándose ésta en determinadas zonas.

¡Comparte esto!

Si te ha gustado y te ha parecido interesante este artículo te invitamos a compartirlo en Facebook y seguirnos en nuestras redes para que no te pierdas las útimas novedades.