Una sola noche puede tener un efecto positivo y notable haciendo que tu piel luzca más saludable y joven. Hoy os enseñamos 5 formas en las que la falta de sueño genera un daño en vuestra piel.

1. Empeora problemas ya existentes en vuestra piel.

Incrementa la inflamación manifestada con un aumento de brotes de acné, sensibilidad en la piel, aumento en las reacciones alérgicas de contacto y dermatitis irritante.

2. Supone un laste para el sistema inmune en relación a las enfermedades de la piel.

Lastra la capacidad del cuerpo de regular el sistema inmunológico conduciendo a un aumento de brotes, psoriasis, eczemas y diversas reacciones en la piel.

3. Desgasta tu rostro y envejece la piel.

Produce que el colágeno y el ácido hialurónico de se degrade siendo éstas las que dan brillo y elasticidad a nuestra piel.

4. Reseca la piel y produce un aumento en las arrugas.

Cuando estas durmiendo la hidratación del cuerpo se nivela, siendo capaz de recuperar la humedad y el exceso de agua se procesa para eliminarlo. Al dormir poco estás interrumpiendo ese proceso generando una resequedad en la piel y haciendo que tus arrugas se resalten.

5. Aumenta la velocidad en la que envejece tu piel.

Para que las células dañadas puedan ser reparadas es necesario el sueño profundo, donde se produce un aumento de las hormonas de crecimiento permitiendo la reparación. Si acortamos el sueño o forzamos los periodos en las fases profundas del sueño esto no pasa, lo que desemboca en una acumulación celular y que se generen arrugas.

 

El colágeno juega un papel vital para nuestra piel. Haz click en la imagen para saber por qué.

kerader

¡Comparte esto!

Si te ha gustado y te ha parecido interesante este artículo te invitamos a compartirlo en Facebook y seguirnos en nuestras redes para que no te pierdas las útimas novedades.