Sólo queda poco más de un mes para que llegue el verano, muchos esperan con ganas ponerse frente al sol para coger un poco de color. Atentos, porque llevamos mucho tiempo sin estar expuestos a él y si no queremos dañarla debemos prepararnos con un poco de antelación. Toma nota de estos consejos para protegernos del sol, recuerda que toda piel es sensible.

 

zumo-de-zanahoriaProtege tu piel comiendo alimentos de color naranja

Y no sólo de color naranja, los expertos nos aconsejan llevar una dieta variada donde haya mucho vegetal y mucha fruta que nos aporte Vitamina C, betacaroteno y licopeno. Por ejemplo, proponte cada día tomar tres piezas de verdura y dos de fruta.

¿Qué alimentos llevan estos nutrientes? Tomates, sandía, naranja, calabaza. También puedes estimular tu melanina con cerezas, melocotones o albaricoques.

Aprovecha que hace menos frío y prepara un zumo de verduras: apio + zanahoria + té verde. O de frutas: sandía + almendras + pasas.

La mezcla de estos nutrientes ayudará a nuestra piel y nos depurará por dentro. Acompaña tus zumos con algo de Omega 3: atún, boquerón, caballa, salmón y lubina.

 

Elimina las células muertas de tu piel

Durante estos meses de frío, la capa externa de la piel ha acumulado células que no sirven y que quitan luminosidad a la cara. Así que si queremos coger color más fácilmente es vital que nos hagamos una exfoliación dos semanas antes de ponernos al sol. De esta manera, tu epidermis se renovará y estará lista para recibir los rayos del sol tan esperados. No olvides mantener hidratada a tu piel, justo después de la exfoliación es cuando más absorbente es.

Recuerda que la exfoliación puede hacerse en muchos lugares además de la cara, como por ejemplo: los pies.

 

Protégete siempre

No importa que no estés con el bikini puesto, cada vez que te expongas a los rayos del sol tendrás que tener tu piel preparada. Ayúdate de unos buenos polvos bronceadores para la cara. En resumidas cuentas: Un protector con factor alto, ponte cuando salgas del agua, y no te dejes ningún rincón de tu cuerpo (incluyendo labios, párpados, cuello…)

Nada de sobreexponernos

La peor hora para exponernos al sol es el mediodía, si podemos evitar que nuestra piel se exponga a estas horas, mucho mejor. Aprovecha cualquier otro momento para broncearte, tu cuerpo lo agradecerá.

 

agua de limonHidrata tu piel varias veces al día

Aplica en tu piel cremas ricas en nutrientes varias veces todos los días, en verano dobla la cantidad.

 

No pares de  beber agua

El agua es fundamental durante todo el año, pero durante estos meses aún más. Es un consejo imprescindible, hay que beber agua durante todo el día: no vale con beber un litro de golpe, debemos tener constancia. Este consejo debes recordarlo cada día: la hidratación debe ser tanto fuera como por dentro. Puedes hacerte tu propia agua con un toque de sabor agregándole limón u otra fruta.

 

Siguiendo estos consejos acabaremos el verano con un bronceado perfecto y una piel nada dañada, sin quemaduras, sin arrugas y sin manchas… Y además, estos hábitos beneficiarán a tanto a nuestro cuerpo como a nuestra mente, y nos sentiremos mejor con nosotros mismos. ¿Hay mejor manera de pasar el verano que dando a nuestro cuerpo lo que necesita?

Follows

¡Comparte esto!

Si te ha gustado y te ha parecido interesante este artículo te invitamos a compartirlo en Facebook y seguirnos en nuestras redes para que no te pierdas las útimas novedades.