A día de hoy los problemas por contaminación ambiental en grandes ciudades están a la orden del día y tenemos que tomar medidas. Ciudades como Murcia, Granada, Barcelona, Madrid entre otras muchas ciudades españolas tienen altos niveles de contaminación siendo notables los efectos que tienen sobre nuestra piel.

La piel y como funciona.

La piel es nuestro órgano más grande cuya función principal es protegernos de lo que nos rodea actuando como una barrera contra agentes nocivos que puedan hacernos daño. Está compuesta por la epidermis, la dermis y la hipodermis. La epidermis es la mas superficial lo que conlleva sufrir en mas cantidad las agresiones de fuera.

Cuidar la piel es esencial partiendo de la base que es muy sensible, es importante que esté intacta, ya que ante cualquier roce o herida es fácil el acceso de microorganismos patógenos y diferentes sustancias.

Efectos de la contaminación.

Entendemos como contaminación a la introducción en el medio natural de agentes físicos, químicos y biológicos que alteran las condiciones ambientales generandno efectos negativos para la salud y habitabilidad de vida animal y vegetal.

El problema de la contaminación en ciudades es estar en constante contacto directo, por ello ahora es más importante que nunca estar bien protegido ante el alto nivel de contaminantes físicos y químicos pero sobre todo por los gases tóxicos. Nos referimos a sustancias muy pequeñas, sobre todo gaseosas, siendo diminutas partículas de un tamaño inferior a un poro de nuestra piel.

No solo son malas para la piel, también vamos a respirarlas y tienen una gran concentración de CO2 y cloro o bromo. Además existen partículas más grandes que no van a penetrar nuestra piel pero se encuentran en ambiente, pudiendo producir graves reacciones metabólicas, pudiendo desencadenar la formación de radicales libres y estrés oxidativo.

¿Cómo reacciona mi piel a la contaminación?

La contaminación va a ensuciar nuestra piel. La piel no es lisa, hay poros, folículos pilosos, glándulas sebáceas y sudoríparas, actuando estas como puertas de entrada de los contaminantes y donde se van a acumular estas partículas. Estas glándulas generan grasa y sudor, sumándolo a la suciedad del ambiente da como resultado un engrudo que ensucia y tapona los poros mermando así la capacidad de oxigenación de la piel.

Y esto no es todo, además de ensuciarse y taponarse, el engrudo evita que las células muertas se puedan retirar tan fácil, haciendo más lenta la renovación celular y viéndose la piel mas rugosa y apagada.

A un nivel más interno de la piel, esto también va a suponer un problema dado que la piel no va a poder intercambiar con el exterior sustancias como el agua, lo que provoca que la piel se apague y también disminuya su riego sanguíneo.

Los radicales libres dañarán las moléculas de ADN celular y consecuentemente provocaran un mal funcionamiento en la barrera epidérmica, una mala formación del colágeno y de las fibras de elastina que componen nuestra piel, todo ello haciendo que perdamos firmeza y elasticidad. Aumenta la inflamación de la piel y su deshidratación, aumentando así considerablemente la velocidad del envejecimiento. También puede desencadenar en diversos problemas cutáneos como:

  • Disminución de la elasticidad e hidratación.
  • Sequedad.
  • Alergias.
  • Arrugas.
  • Acné.
  • Irritación.
  • Eczemas.
  • Rosácea.

¿Cómo protegemos nuestra piel ante estas tanta contaminación?

Como ya dijimos en este artículo, la limpieza de la piel es esencial, y más aun cuando vives en ciudad o alguna zona con alto nivel de contaminantes.

Aun limpiando bien, hay sustancias químicas muy pequeñas que han podido penetrar, formando radicales libres, irritación y lesiones cutáneas por lo que vamos a necesitar antioxidantes en nuestra dieta, alimentos frescos, vitamina C y también la clorofila es un buen aliado.

Es muy importante mantener nuestra piel protegida con un buen filtro solar y mantenerla hidratada ayudando a mejorar su barrera de protección. Dependiendo del tipo de piel son beneficiosos activos hidratantes como el ácido hialurónico y en pieles secas la vitamina E.

Es bueno beber mucho agua, infusiones, zumos y sobretodo evitar en la medida de lo posible exponerse a la máxima contaminación con actos tan sencillos como evitar zonas de muchos coches cuando vas a hacer deporte por ejemplo.

¡Comparte esto!

Si te ha gustado y te ha parecido interesante este artículo te invitamos a compartirlo en Facebook y seguirnos en nuestras redes para que no te pierdas las útimas novedades.