Protector solar en invierno

¿Para qué utilizar un protector solar en invierno? Por lo general la protección solar se asocia a verano, playa, estar bronceado… Realmente la piel necesita estar protegida todo el año, es por ello que en cierta clase de pieles los problemas se agraven bastante por dejar de lado este importante aspecto. Y la razón es evidente, los rayos UV no son dañinos solamente en verano, ellos siempre están ahí, incluso los días nublados las nubes bloquean solo el 20% de los rayos solares.

Los mejores protectores solares para problemas de piel en invierno

Evitar diversos problemas de piel como las manchas solares que puedan aparecer en verano depende mucho de los cuidados que damos a nuestra piel. Por ello es muy importante cuidarla a lo largo de todo el año y no solo en verano. Un protector solar de calidad en invierno puede ser una gran aliado contra problemas de piel. En invierno la piel se deja muy desatendida y es nuestra responsabilidad protegerla adecuadamente al igual que lo hace ella por nosotros.

¿Por qué necesito protección solar en invierno?

Numerosos expertos defienden el uso del protector solar sin importar la época del año en la que estemos. Por ejemplo, en un invierno con nieve podemos sufrir graves quemaduras en la piel causadas por los reflejos de la luz sobre la nieve.

Además de producir quemaduras, el sol es puede provocar cáncer de piel y es uno de los responsables del envejecimiento prematuro de la piel. Por lo general se producen quemaduras acumulativas que con el paso del tiempo pueden desencadenar en un daño permanente. También provoca la disminución de los niveles de colágeno (fundamental para la renovación de los tejidos) apareciendo manchas, arrugas y líneas de expresión.

La importancia del factor de protección

A la hora de usar un protector solar es esencial fijarse en el Factor de Protección Solar (FPS) siendo este valor el que indica la efectividad a la hora de prevenir quemaduras solares. A mayor FPS mayor será la protección.